• Inicio
  • Fiscal
  • El Tribunal Supremo admite como deducibles determinados gastos a efectos de Impuesto de Sociedades

El Tribunal Supremo admite como deducibles determinados gastos a efectos de Impuesto de Sociedades

El Tribunal Supremo acaba de reconocer en su sentencia del 3 de julio de 2012 que son fiscalmente deducibles los gastos convenientes para la gestión de una empresa y no sólo aquellos necesarios para la obtención de ingresos.

El Alto Tribunal modifica así el criterio aplicable por la Agencia Tributaria, y resuelve a raíz de un recurso de casación contra la sentencia de la Audiencia Nacional que, si bien reconoció la “conveniencia” de unos gastos correspondientes a compras de entradas para espectáculos taurinos por parte de un torero -y que entregaba a periodistas y medios de comunicación, representantes de otros toreros, empresarios- rechazó que pudieran ser fiscalmente deducibles “al no estar acreditado su destino y finalidad como gastos necesarios para la obtención de ingresos”.

La Audiencia se basó para ello en la doctrina sentada por el Supremo en relación al artículo 14 de la Ley 43/1995 del Impuesto sobre Sociedades (LIS), según el cual no serán gastos fiscalmente deducibles “los donativos y liberalidades”, sin poder entender como tales “los gastos por relaciones públicas con clientes o proveedores; los que con arreglo a los usos y costumbres se efectúen con respecto al personal de la empresa; los realizados para promocionar la venta de bienes y prestación de servicios; ni los correlacionados con los ingresos”.

De ahí, en su sentencia de 1 de octubre de 1997, calificó el Supremo a estos últimos gastos no incluidos en liberalidades como “necesarios para la obtención de ingresos”. Con fundamento en esta interpretación jurisprudencial, sostuvo la Audiencia Nacional que el concepto de “gasto deducible” va ligado a la necesariedad del mismo “para la obtención de ingresos”. Y en el caso concreto, ante la ausencia de la “necesariedad” y de la “probada conexión con los ingresos obtenidos”, y a pesar de reconocer su conveniencia para la gestión de la empresa, rechazó la impugnación del ejercicio liquidado.

Quedan por tanto definidos como excluidos de las liberalidades, y sostiene ahora el magistrado Trillo Torres, ponente de la sentencia del Supremo, que el fallo de la Audiencia, si bien considera que no eran necesarios, sí los reconoce como “convenientes para la gestión de la empresa y, en ese sentido, no cabe sino aceptar que esta positiva conveniencia alcanza a poder integrarse en la mencionada interpretación jurisprudencial del artículo 14 de la LIS -hecha en su sentencia de octubre de 1997- y por eso excluirlos de la noción de liberalidad”.

Y recuerda el fallo del propio Alto Tribunal de enero de 2010, que ya indicó que “los gastos de relaciones públicas y de promoción y, en general, todos los gastos en que incurren las empresas, no son liberalidades, en cuanto los mismos son dispendios que hacen falta o conviene realizar con el fin de incentivar las ventas y de obtener mayores rendimientos o beneficios económicos“.

Fuente | El Economista

Etiquetas:, ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Asesoría Corral

Más de 25 años asesorando empresas con éxito

Deja un comentario

982 55 12 16

Llámenos

Escríbanos

@AsesoriaCorral

Síganos en Twitter

Suscríbete a nuestro blog